lunes, 23 de junio de 2014

SD CEUTA: RIVALES PARA LA HISTORIA (II)

En el reportaje titulado ‘SD Ceuta: Rivales para la historia’ conocíamos detalles de los encuentros que el conjunto caballa había disputado frente al Real Madrid y FC Barcelona. Cuatro duelos –dos oficiales y otros tantos amistosos- que forman parte de la historia. Pero a estas citas hay que añadir la eliminatoria copera -a doble partido- jugada frente al Real Madrid en el año 1946, y el encuentro amistoso ante el Athletic de Bilbao disputado en el estadio Alfonso Murube en 1945.

Real Madrid

En la temporada 1945/1946, y tras quedar exenta en la primera ronda, la SD Ceuta se midió al Real Madrid en los octavos de final de la copa del Generalísimo –actual copa del Rey-. El encuentro de ida, disputado el 21 de abril de 1946 en el estadio de Chamartín, finalizaba con un rotundo 6-0 a favor del conjunto madrileño. Por aquel entonces el conjunto caballa militaba en Segunda División, pero ya se había consumado su descenso a Tercera. Pese a la diferencia de categoría, el técnico del Real Madrid, Jacinto Quincoces no quiso asumir ningún tipo de riesgos  y alineó su once de gala. El primer periodo concluía con un ajustado 1-0, gracias sobre todo al gran trabajo realizado por la defensa ceutí y a la fortuna, puesto que el equipo madrileño estrelló hasta tres balones en el poste. El tanto lo anotaba Pruden en el minuto diez, al aprovechar un rechace del cancerbero Casafont tras un lanzamiento de Barinaga. En este primer tiempo, el jugador del Ceuta, Caballero se tuvo que retirar lesionado, siendo sustituido por Abad. Tras la reanudación, el equipo caballa no se amilanó, se hizo con el control del balón y buscó de forma descarada el empate; aunque sin mucha suerte. El Real Madrid supo reaccionar al dominio ceutí y dispuso de varias ocasiones, siendo abortadas por el guardameta Casafont, quien poco pudo hacer para evitar el segundo tanto local. Alsúa firmaba el 2-0. El gol provocó que el Real Madrid se creciera y que la Sociedad Deportiva Ceuta  diera un paso atrás para evitar encajar más goles. Algo que no ocurrió, puesto que el equipo madrileño embotelló a los ceutíes, consiguiendo aumentar su ventaja. Barinaga anotaba el 3-0. Poco antes, el colegiado había anulado un gol a Pruden por posición antirreglamentaria. El Real Madrid no se conformaba y buscaba sentenciar la eliminatoria. Elices, Moleiro y Pruden  conseguían otros tres tantos, redondeando el definitivo 6-0. El resultado pudo ser mucho más amplio si no llega a ser por la magnífica actuación del cancerbero Casafont. El encuentro estuvo marcado por la lluvia y por el estado del terreno de juego, totalmente embarrado.  El estadio de Chamartín registró una media entrada. El Real Madrid puso en liza el siguiente once inicial: Bañón; Clemente, Corona; Ipiña, Moleiro, Huete; Alsua, Rafa, Pruden, Barinaga y Elices. Por su parte, la Sociedad Deportiva Ceuta jugó con Casafont; Perico, Victorero; Gil, Lesmes, Carvajal; Abad, Caballero, Carnero, Japón y Morla. El encuentro fue dirigido por el colegiado Obiol Pons.

Enfado

El presidente de la Sociedad Deportiva Ceuta, Emilio Arranz valoraba en las páginas del diario ‘El Faro de Ceuta’ el choque frente al Real Madrid. El máximo dirigente del club caballa consideraba que el resultado final había sido demasiado castigo para su equipo:  “Pese a que el Madrid jugó muchísimo  y atraviesa una magnífica forma, el tanto de 6-0 es excesivo para la admirable tenacidad y pundonor con que sobre el fangal de Chamartín derrocharon casi todos nuestros hombres”. Arranz destacaba la gran labor realizada por Casafont, Lesmes, Carvajal, Perico, Victorero, Gil y Morla, pero se mostraba muy crítico con el resto de futbolistas. “El esfuerzo titánico de nuestro equipo que arrancó delirantes ovaciones del sensato y deportista público madrileño, que hizo de Casafont un verdadero héroe popular y que mantuvo el marco con el precario 1 a 0 durante sesenta minutos, de nada sirvió ante la desdichada actuación de jugadores que, ya por su incapacidad o por su apatía y desinterés, ni supieron rendir en los puestos a ellos confiados ni procuraron ayudar a sus compañeros”.  El presidente de la Sociedad Ceuta culpaba a la línea de ataque y no dudó en señalar a los jugadores, que a su juicio, no rindieron de la forma esperada en Chamartín: “estoy muy disgustado con la tripleta central del ataque. Para lo que hizo, Carnero pudo quedarse en Vigo. En cuanto a los interiores, es preferible no hablar… Ya procuraré eliminar esa falta de pundonor y cariño al club de la que ambos dieron abundantes pruebas en Chamartín”, advertía Emilio Arranza, quien elogiaba el gran encuentro protagonizado por el cancerbero Casafont: “Cuajó una de las mejores tardes de su vida deportiva. El Madrid jugó tanto en la segunda parte que de no tener Casafont una gran tarde nos hubiéramos traído una docena de goles. Debido al barro, hubo necesidad de cambiarle la camiseta en tres ocasiones. Cuando terminó el encuentro, todo el público puesto en pie le ovacionó hasta que la entrada de los vestuarios”.


Partido de vuelta

El 29 de abril, siete días después del partido disputado en Chamartín, se jugaba el choque de vuelta en el estadio Alfonso Murube. La Sociedad Deportiva Ceuta se imponía por un gol a cero a un Real Madrid –quizás porque la eliminatoria estaba ya resuelta- bastante apático. Así lo destacaba la crónica del partido publicada en la prensa local, calificando de “desastroso” el encuentro realizado por el conjunto ‘merengue’. Lolo fue el autor del tanto que supuso el histórico triunfo de la Sociedad Deportiva Ceuta frente al Real Madrid. Al igual que ocurriera en el partido de ida, la lluvia provocó que el estado del terreno de juego estuviera en malas condiciones. Esta circunstancia no impidió que los jugadores del conjunto caballa mostraran su mejor imagen para evitar una nueva goleada. Las primeras ocasiones claras del encuentro fueron para la SD Ceuta. En el minuto 16 un centro de Abad fue rematado por Japón, obligando a intervenir al guardameta visitante. El rechace de Bañón fue recogido por Lolo que estrelló el balón en el travesaño. El control del juego era alterno, aunque fue el equipo ceutí el que volvió a disfrutar de una gran ocasión para inaugurar el marcador. Abad, tras el saque de un córner veía como su remate de cabeza se encontraba con el poste. La última oportunidad del primer período la protagonizó el Real Madrid por mediación de Pruden. Su disparo fue atajado por el cancerbero Casafont.
En la segunda mitad, se intercambiaron los papeles con respecto a lo que hubiera sido lo lógico, ya que fue la SD Ceuta la que tomó el control del juego, presionando al rival y viendo como el Real Madrid comenzaba a jugar a la defensiva; aunque la superioridad no se vio traducida en goles. A los pocos minutos del inicio de esta segunda parte, Morla protagonizaba la gran jugada del partido. El delantero ceutí se marchaba de tres futbolistas, y cuando encaraba la portería, Clemente lo frenaba con una clara zancadilla. El colegiado del encuentro no lo dudó y señaló el punto de penalti. Lesmes desaprovechaba el lanzamiento desde los once metros al estrellar el balón en el larguero. Poco después, el propio Lesmes remataba de cabeza un saque de esquina, pero el gol fue anulado al entender que la jugada venía precedida de una falta a un defensor madridista.  La fortuna no sonreía al Ceuta que volvía a toparse con el travesaño tras una falta botada por Lesmes, quien participaba en la jugada del gol. El defensa ceutí lanzaba una falta y Lolo remataba de cabeza consiguiendo el 1-0. Poco antes de la finalización del encuentro, Lesmes era expulsado al realizar una falta sobre Pruden. La remontada era una auténtica utopía, pero  ello no impidió que la SD Ceuta plantara cara, e incluso superara a todo un Real Madrid.
Marcelino Morla, técnico de la SD Ceuta puso en liza el siguiente once inicial: Casafont; Perico, Victorero; Gil, Lesmes, Carvajal; Abad, Japón, Torres, Lolo y Morla. Por su parte, el Real Madrid jugó con Bañón; Clemente, Corona; Moleiro, Ipiña, Iluete; Alsúa, Rafa, Pruden, Barinaga y Elices. El colegiado sevillano Higinio Antonio Peral fue el encargado de dirigir la contienda.

Gira africana del Athletic de Bilbao

Enmarcada dentro de la programación de la pretemporada, en septiembre de 1945 el Athletic de Bilbao iniciaba una gira por el norte de África, en la que disputó un total de tres partidos. Uno de ellos en Ceuta. La plantilla rojiblanca partía el 6 de septiembre de tierras vascas, y lo hizo en autobús rumbo a Algeciras, para posteriormente viajar a Marruecos. Casi tres días después llegaba a su destino.  En el primer partido, los ‘leones’ se enfrentaron al Patronato Deportivo Larache. El choque finalizaba con triunfo rojiblanco por dos goles a cuatro. Una vez finalizado el encuentro, la expedición del Athletic de Bilbao fue invitada a un acto organizado por el Alto Comisariado, en el que se ofreció una cena con productos típicos marroquíes. Al día siguiente, la comitiva rojiblanca se trasladó a la ciudad de Alcázar, donde presenció un desfile protagonizado por las Fuerzas de Regulares.
Cuatro días después del primer encuentro, y ya en Tetuán, el Athletic de Bilbao disputaba un partido benéfico ante el Automovilismo. Los leones’ obtenían su segundo triunfo al imponerse por tres goles a uno. Venancio y el mítico Zarra -con dos tantos- anotaban los tres goles del equipo vasco. Según informaba el diario ‘Gara’, Zarra jugó un tiempo con cada equipo. El Athletic de Bilbao puso en liza el siguiente once inicial: Lezama; Bergareche, Oceja; Celaya, Bertoli, Mugarra; Iriondo, Venancio, Panizo, Gárate y Gainza.  También jugaron Zarra, Urra y Mieza. Por parte de Automovilismo jugaron de inicio: Rubio; Perico, Pepín; Peralta, Lesmes, Mardones; oliva, Cuca, Zarra, Lolo y Villarín. A lo largo del encuentro también saltaron al terreno de juego: Cuca, Rosello, Galvany, Lollo y Villarín.


El Athletic de Bilbao, en Ceuta

Tras su estancia en Marruecos, la expedición del Athletic de Bilbao llegaba a Ceuta el 15 de septiembre. Lo hacía un día antes del choque que iba a disputar en  el estadio ‘Alfonso Murube’ frente a la Sociedad Deportiva Ceuta.  Por aquel entonces el cuadro caballa militaba en Segunda División. La presencia del equipo vasco despertó bastante expectación en la ciudad. A nivel institucional, el Ayuntamiento ofreció una recepción al club rojiblanco. No fue el único acto en honor del conjunto bilbaíno, ya que la propia Sociedad Deportiva Ceuta  organizó en ‘La Huerta’ una verbena con distintas actuaciones musicales. En el plano estrictamente deportivo, el 16 de septiembre –una semana antes del inicio de la competición liguera- el estadio ‘Alfonso Murube’ acogía el esperado duelo que finalizaba con triunfo rojiblanco por cuatro goles a dos. Según destacaba la prensa local, ninguno de los dos equipos defraudó y protagonizaron un atractivo encuentro. En los primeros minutos, el choque estuvo bastante abierto con llegadas por parte de uno y otro equipo. Pese a que el Athletic de Bilbao partía como favorito, la SD Ceuta no tuvo ningún tipo de complejos para crear las primeras ocasiones. De hecho, fue el cuadro caballa el que inauguraba el marcador. En el minuto 21, Caballero tras un pase de Martin batía a Lezama, consiguiendo el 1-0. Apenas once minutos después llega el empate gracias a un tanto de Gainza que aprovechaba un error de la defensa ceutí para lanzar un potente disparo con el que establecía el 1-1. El gol no pareció afectar al Ceuta, ya que el conjunto blanco puso en aprietos en varias ocasiones a Lezama. En una de ellas, Martín estrellaba el balón en el larguero. El equipo caballa había merecido más, pero los primeros cuarenta y cinco minutos concluían con el empate a un tanto.
En la segunda mitad, el Athletic de Bilbao conseguía darle la vuelta al marcador por mediación de Gárate. Su disparo fue desviado por el cancerbero Suárez, pero no pudo evitar el 2-1. La SD Ceuta dispuso de varias ocasiones para empatar, pero sin embargo, fue el equipo rojiblanco el que lograba aumentar su ventaja. En el minuto 78, Arrate aprovechaba una jugada iniciada por Zarra para anotar el 3-1, dejando encarrilada la victoria visitante. Tres minutos después, el Athletic sentenciaba el partido gracias a un gol de Zarra. Gran jugada de Gainza que tras driblar a Torres y Baceta centró para que el delantero vasco, lanzándose en plancha, cabeceara a la red. Era el 1-4. El Ceuta no se dio por vencido, y Arreta establecía el definitivo 2-4 en el minuto 86.
El Athletic de Bilbao, salvo la ausencia del lesionado Iriondo, puso en liza su once de gala: Lezama; Arqueta, Oceja; Celaya, Bertol, Urra; Panizo, Venancio, Zarra, Gárate y Gainza. También participaron Mieza, Barrenechea,  Mugarra y Albizua. Por parte de la Sociedad Deportiva Ceuta jugaron: Suárez; Baceta, Victorrero; Torres, Japón, Carvajal; Abad, Martín, Arrieta, Caballero y Morla.

La expedición rojiblanca antes de regresar al País Vasco puso fin a su pretemporada enfrentándose en tierras andaluzas al Córdoba que se impuso a los rojiblancos por dos goles a uno. Esa temporada (1945/46) el Athletic de Bilbao finalizó en la tercera posición, proclamándose Zarra el máximo goleador de la competición liguera con veinticuatro tantos. La Sociedad Deportiva Ceuta consumó su descenso a Tercera División. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada