lunes, 16 de noviembre de 2020

lunes, 14 de septiembre de 2020

LA GIRA AFRICANA DEL ATHLETIC DE BILBAO INCLUYÓ UN PARTIDO EN CEUTA

Enmarcada dentro de la programación de la pretemporada, en septiembre de 1945 el Athletic de Bilbao iniciaba una gira por el norte de África, en la que disputó un total de tres partidos. Uno de ellos en Ceuta. La plantilla rojiblanca partía el 6 de septiembre de tierras vascas, y lo hizo en autobús rumbo a Algeciras, para posteriormente viajar a Marruecos. Casi tres días después llegaba a su destino.  En el primer partido, los ‘leones’ se enfrentaron al Patronato Deportivo Larache. El choque finalizaba con triunfo rojiblanco por dos goles a cuatro. Una vez finalizado el encuentro, la expedición del Athletic de Bilbao fue invitada a un acto organizado por el Alto Comisariado, en el que se ofreció una cena con productos típicos marroquíes. Al día siguiente, la comitiva vasca se trasladó a la ciudad de Alcázar, donde presenció un desfile protagonizado por las Fuerzas de Regulares.

Cuatro días después del primer encuentro, y ya en Tetuán, el Athletic de Bilbao disputaba un partido benéfico ante el Automovilismo. Los leones’ obtenían su segundo triunfo al imponerse por tres goles a uno. Venancio y el mítico Zarra -con dos tantos- anotaban los tres goles del equipo vasco. Según informaba el diario ‘Gara’, Zarra jugó un tiempo con cada equipo. El Athletic de Bilbao puso en liza el siguiente once inicial: Lezama; Bergareche, Oceja; Celaya, Bertoli, Mugarra; Iriondo, Venancio, Panizo, Gárate y Gainza.  También jugaron Zarra, Urra y Mieza. Por parte de Automovilismo jugaron de inicio: Rubio; Perico, Pepín; Peralta, Lesmes, Mardones; oliva, Cuca, Zarra, Lolo y Villarín. A lo largo del encuentro también saltaron al terreno de juego: Cuca, Rosello, Galvany, Lollo y Villarín.

El Athletic de Bilbao, en Ceuta

Tras su estancia en Marruecos, la expedición del Athletic de Bilbao llegaba a Ceuta el 14 de septiembre, un día antes del choque que iba a disputar en  el estadio ‘Alfonso Murube’ frente a la Sociedad Deportiva Ceuta. Por aquel entonces el cuadro caballa militaba en Segunda División. La presencia del equipo vasco despertó bastante expectación en la ciudad. A nivel institucional, el Ayuntamiento ofreció una recepción al club rojiblanco. No fue el único acto en honor del conjunto bilbaíno, ya que la propia Sociedad Deportiva Ceuta  organizó en ‘La Huerta’ una verbena con distintas actuaciones musicales. En el plano estrictamente deportivo, el 16 de septiembre –una semana antes del inicio de la competición liguera- el estadio ‘Alfonso Murube’ acogía el esperado duelo que finalizaba con triunfo rojiblanco por cuatro goles a dos. Según destacaba la prensa local, ninguno de los dos equipos defraudó y protagonizaron un atractivo encuentro. En los primeros minutos, el choque estuvo bastante abierto con llegadas por parte de uno y otro equipo. Pese a que el Athletic de Bilbao partía como favorito, la SD Ceuta no tuvo ningún tipo de complejos para crear las primeras ocasiones. De hecho, fue el cuadro caballa el que inauguraba el marcador. En el minuto 21, Caballero tras un pase de Martin batía a Lezama, consiguiendo el 1-0. Apenas once minutos después llega el empate gracias a un tanto de Gainza que aprovechaba un error de la defensa ceutí para lanzar un potente disparo con el que establecía el 1-1. El gol no pareció afectar al Ceuta, ya que el conjunto blanco puso en aprietos en varias ocasiones a Lezama. En una de ellas, Martín estrellaba el balón en el larguero. El equipo caballa había merecido más, pero los primeros cuarenta y cinco minutos concluían con el empate a un tanto.

En la segunda mitad, el Athletic de Bilbao conseguía darle la vuelta al marcador por mediación de Gárate. Su disparo fue desviado por el cancerbero Suárez, pero no pudo evitar el 2-1. La SD Ceuta dispuso de varias ocasiones para empatar, pero sin embargo, fue el equipo rojiblanco el que lograba aumentar su ventaja. En el minuto 78, Arrate aprovechaba una jugada iniciada por Zarra para anotar el 3-1, dejando encarrilada la victoria visitante. Tres minutos después, el Athletic sentenciaba el partido gracias a un gol de Zarra. Gran jugada de Gainza que tras driblar a Torres y Baceta centró para que el delantero vasco, lanzándose en plancha, cabeceara a la red. Era el 1-4. El Ceuta no se dio por vencido, y Arreta establecía el definitivo 2-4 en el minuto 86.

El Athletic de Bilbao, salvo la ausencia del lesionado Iriondo, puso en liza su once de gala: Lezama; Arqueta, Oceja; Celaya, Bertol, Urra; Panizo, Venancio, Zarra, Gárate y Gainza. También participaron Mieza, Barrenechea,  Mugarra y Albizua. Por parte de la Sociedad Deportiva Ceuta jugaron: Suárez; Baceta, Victorrero; Torres, Japón, Carvajal; Abad, Martín, Arrieta, Caballero y Morla.

La expedición rojiblanca antes de regresar al País Vasco puso fin a su pretemporada enfrentándose en tierras andaluzas al Córdoba que se impuso a los rojiblancos por dos goles a uno. Esa temporada (1945/46) el Athletic de Bilbao finalizó en la tercera posición, proclamándose Zarra el máximo goleador de la competición liguera con 24 tantos. La Sociedad Deportiva Ceuta consumó su descenso a Tercera División. 

viernes, 27 de diciembre de 2019

ILUMINACIONES XIMÉNEZ: HISTORIA DE UNA EMPRESA FAMILIAR VINCULADA A CEUTA DESDE HACE DÉCADAS


Vigo, Madrid o Málaga son algunos de las ciudades que en los últimos años han convertido la iluminación extraordinaria de Navidad en un acontecimiento y un reclamo para atraer visitantes. Detrás de estas espectaculares instalaciones se encuentra la empresa ‘Iluminaciones Ximénez’, compañía fundada hace casi 75 años en Puente Genil (Córdoba). Sus inicios, muy modestos, nada tienen que ver con la expansión experimentada en los últimos años, siendo actualmente la empresa líder de su sector. De hecho, cada Navidad ilumina más de 600 ciudades de 40 países del mundo y sus creaciones están presentes en los cinco continentes. 
 Para los ceutíes, la presencia de operarios ‘Iluminaciones Ximénez’ es algo habitual. Y no sólo con motivo de las fiestas navideñas, ya que instalan la ornamentación extraordinaria para Carnaval o para las fiestas patronales; además de iluminar festividades religiosas como el Diwali, Janucá o Ramadán. Pero esa relación entre Ceuta y la firma cordobesa es mucho más antigua de lo que podamos imaginar: “Prácticamente desde su fundación”, afirma Francisco Jiménez, responsable del Área de Comercio Internacional de ‘Iluminaciones Ximénez’ y nieto del fundador. Incluso –asegura- “dentro de la historia de la compañía, Ceuta ha marcado su expansión porque, aunque estábamos en España, era la primera vez que instalábamos en otro continente”. 



Inicios 

Pese a su crecimiento, sigue siendo un negocio familiar. Francisco Jiménez representa la tercera generación de una empresa fundada en el año 1945 por Francisco Jiménez Carmona, quien regentaba una tienda de electrodomésticos en Puente Genil. 
Ya superado el ecuador de la década de los 40, tuvo una “genial idea”, destaca su nieto. Para decorar su establecimiento, se le ocurrió iluminar con bombillas una estrella de navidad: “Todos los vecinos vinieron a verla. El éxito fue tal, que al poco tiempo el comerciante de enfrente le solicitó que le hiciera otra estrella. Y así fue como empezó iluminando, primero, toda la calle; después todo el pueblo, después toda Andalucía y ya toda España”. 



La iluminación de Ceuta como referencia 

 Francisco Jiménez considera que Ceuta “ha sido muy importante para nosotros porque ha estado ligada a nuestra expansión debido a que se celebran e iluminan diversas fiestas religiosas. Por este motivo, hemos estado diseñando creaciones que no eran habituales, y a la hora de vender un proyecto internacional nos ha servido de referencia. Ha sido la base de nuestra internacionalización porque hemos presentado proyectos que habíamos realizado para Ceuta”. Aunque no deja de ser una anécdota, para Francisco Jiménez, Ceuta tiene un significado especial porque “en mi época de estudiante universitario, en verano, iba a la compañía a trabajar y el primer proyecto que hice fue la portada de la feria de Ceuta. Y eso marca”, reconoce el nieto del fundador de ‘Iluminaciones Xímenez, quien señala que sigue “manteniendo una estrecha relación con la ciudad, a la que suelo viajar con frecuencia”. “Mi abuelo, mi tío (presidente de la empresa) y ahora la tercera generación –continúa exponiendo- siempre hemos tenido una buena relación con Ceuta. Nos han tratado muy bien y cada año debemos iluminar la ciudad como se merece”. 



Proceso creativo 

El proceso de creación de la iluminación extraordinaria es la parte menos conocida. Antes de la instalación intervienen diferentes departamentos: “El equipo de creativos y diseñadores es el encargado de desarrollar la idea. Después, pasa al departamento técnico donde hacen realidad o factible la producción de la idea creativa. Pasamos a fábrica y dependiendo del proyecto, elegimos el material que se va a utilizar (aluminio, acero, etc…) y qué tipo de iluminación. Así producimos hasta que realizamos el embalaje. La siguiente fase es el envío y finalmente la instalación”, explica el responsable del Área de Comercio Internacional, quien considera que “generalmente se suele infravalorar todo el trabajo que hay detrás de la iluminación festiva”. 
Pero antes de toda la serie de pasos, desde que crea la idea hasta que es instalada, se produce la elección de la decoración. ¿Qué criterio siguen los ayuntamientos para adornar sus calles?: “Hay un poco de todo. Normalmente las ciudades eligen por catálogo y otras quieren algo exclusivo. Un ejemplo es la portada de la feria de Ceuta del edificio de los dragones o actualmente del Ayuntamiento. Nos adaptamos a las necesidades. También representantes de la Ciudad nos visitan en nuestra sede central y a través de un sistema informático vamos proyectando imágenes de las calles de Ceuta con diferentes combinaciones. Solemos recomendaciones para que luzcan mucho mejor”. 
La innovación es uno de los factores que han influido en el crecimiento de ‘Iluminaciones Ximénez’. “Cambiamos –afirma Francisco Jiménez- el concepto de iluminar por el de decorar. Fuimos pioneros en introducir la iluminación LED en España y en contar con la colaboración de conocidos diseñadores de moda (Ágatha Ruiz de la Prada, Angel Schlesser, Devota & Lomba o Francis Montesinos…) con arquitectos y con artistas para crear una iluminación de autor”. 
A todo ello, hay que unir la digitalización de la iluminación lo que ha permitido “la creación de espectáculos de luces y sonidos que han convertido la iluminación navideña en una herramienta de promoción y atracción del turismo”. Vigo o Málaga son claros ejemplos. La contundente apuesta de ambas ciudades por la iluminación y ornamentación navideña ha reportado importantes beneficios en los últimos años, según Francisco Jiménez: “En el caso de la calle Larios, los comercios han incrementado sus ventas un 30%, pero también ha repercutido en una mayor utilización en el uso del transporte público –la cifra en un 80%- o en las pernoctaciones”. Mejora la imagen de las ciudades porque “nuestras creaciones se hacen virales”, pero también supone un importante prestigio para la empresa, puesto que “es nuestra mejor tarjeta de presentación”. 
El éxito alcanzado en los últimos años conlleva mayor responsabilidad y obliga a ‘Iluminaciones Ximenez’ a superarse al año siguiente: “Es difícil, pero tenemos que seguir generando el efecto WOW y hacer que nuestros proyectos sean capaces de cambiar el estado de ánimo de las personas”. Todo comenzó con una simple, pero innovadora e ingeniosa estrella de Navidad. Más de 70 años después, ‘Iluminaciones Ximénez’ ilumina y decora medio mundo.