sábado, 21 de enero de 2012

¿LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL EN CEUTA?


¿Ha jugado la Selección Española de fútbol algún partido en Ceuta? Sí y no. Esta respuesta tan ambigua tiene una razón. Oficialmente en la Real Federación Española no consta que el combinado nacional haya jugado en Ceuta, pero sin embargo sí que lo hizo el 6 de febrero de 1938. El ‘Stadium Municipal’ – también conocido como ‘Docker’ y actualmente ‘Alfonso Murube’- acogió un duelo entre la Selección Española y un combinado Hispano-marroquí. El partido tenía un fin benéfico, puesto que la recaudación fue destinada a los ‘Musulmanes Caballeros Mutilados de la Guerra’. Según recogía la prensa de la época, el encuentro fue ofrecido por la Federación Nacional de Fútbol a la Federación Hispano-marroquí, que trasladó, a través de su secretario al Alto Comisario, Juan Luís Beigbeder, la posibilidad de acoger uno o dos partidos frente a la selección Nacional. Éste aceptó, y en Sevilla se acordó la disputa de dos partidos: uno en Ceuta y otro en Tetuán.
El por qué no quedó registrado en la historia de la Federación este encuentro jugado en Ceuta tiene una explicación. Durante la Guerra Civil la división existente en el país también se vio reflejada en el fútbol. Muchos de los jugadores que militaban en Primera División -la competición liguera se paralizó durante la contienda-, se vieron obligados a participar en la guerra. Algunos de ellos, los que defendieron los intereses nacionales –incluso combatiendo- fueron reclutados para componer la que el bando franquista consideraba como la Selección Nacional. Según refleja el libro ‘Historia del fútbol’ (autores: Miguel Ángel Mateo y J.A. Bueno Álvarez) en la zona republicana no se disputó ningún encuentro, pero sí en la zona nacional. En este libro sólo figuran dos encuentros –ninguno reconocido por la Federación- ante Portugal. Primero se jugó en Vigo, y posteriormente en tierras lusas. Precisamente el choque en Ceuta se jugaba tres días después de este último enfrentamiento disputado en Lisboa.
Ante Portugal la selección nacional lució camiseta blanca en la que figuraba el escudo de la Falange (yugo y flechas). El color blanco perduró, tal y como refleja el libro ‘Todo sobre la Selección Española’ (autor: Félix Martialay) hasta 1957, año en el que la Selección Española comenzó a vestir camiseta roja y pantalón azul.

SELECCIÓN HISPANO-MARROQUÍ

Dos días antes de la disputa del encuentro frente al combinado Nacional se celebró un partidillo en el que el entrenador de la Selección Hispano-marroquí, el capitán Fuertes –ex jugador del Athletic Club Madrid-, vio en acción a los futbolistas pre-seleccionados que un día antes se habían ejercitado. El choque se disputó en el ‘Stadium Municipal’ y pudo ser presenciado por los aficionados. El precio de las entradas, también con fines benéficos, fue de una peseta. Tras el partidillo, Fuertes dio a conocer la lista de seleccionados. La convocatoria estaba formada por los siguientes futbolistas:
Porteros: Chico y Lamas.
Defensas: Rey, Chicada y Ogueta.
Medios: Méndez, Foncuberta, Rubio e Izquierdo.
Delanteros: Molina, Torto, Olano, Ferre, Abad, Reina y Muñoz.

SELECCIÓN NACIONAL

Entre los seleccionados figuraban destacados futbolistas que antes de la paralización de la competición, con motivo de la Guerra Civil, militaban en grandes equipos de la Liga española, o incluso jugadores internacionales que apenas cuatro años antes habían participado en el Mundial de Italia (1934). Es el caso de Campanal, Quincoces o del guardameta Eizaguirre, quien posteriormente se proclamó tres veces campeón de Liga, obtuvo en dos ocasiones el premio ‘Zamora’ al portero menos batido, y participó en el Mundial de Brasil (1950). En el caso de Quincoces, antes del inicio de la Guerra Civil militaba en el Real Madrid, equipo con el que se había proclamado campeón de Liga en dos ocasiones (las dos primeras Ligas en la historia del club madridista) y campeón de la Copa del Rey. Ya por aquel entonces era de unos de los jugadores más destacados que disputaron el partido en Ceuta. Posteriormente regresó al Real Madrid, y tras su retirada protagonizó una importante carrera como técnico. Dirigió al Zaragoza, Valencia, Atlético de Madrid y Real Madrid. Incluso, aunque tan sólo estuvo dos partidos en el banquillo, llegó a ser seleccionador nacional.
Otros futbolistas brillaron en diferentes equipos una vez finalizada la Guerra Civil. Entre ellos, Inchausti o Ipiña, que jugaron en el Real Madrid. Incluso Ipiña llegó a ser capitán del equipo blanco. Epifanio o Julián Vergara fueron otros de los futbolistas que también firmaron una importante trayectoria. El primero, que militó en equipos como el Valencia CF o la Real Sociedad, cuenta en su palmarés con tres campeonatos de Liga y dos títulos de Copa. En el caso de Vergara –autor de dos goles en Ceuta-, en el año 1940 fue fichado por el FC Barcelona, que llegó a pagar 80.000 pesetas. ‘Saro’ y ‘Peral’, en el Real Betis; y Joaquín y Torrontegui, en el Sevilla FC, están considerados jugadores históricos en ambos clubes.
En representación de la Federación Nacional de Fútbol viajaron a Ceuta, Genaro y Santiago de La Riva.


SELECCIONADOR

El combinado Nacional estaba dirigido por Ramón Encinas Dios (19/05/1893 – 21/03/1967), técnico que inició su trayectoria deportiva en el Pontevedra. Siendo un adolescente viajó de polizón a Montevideo. Llegó a jugar en varios equipos de la capital uruguaya. Tras su regreso a España, militó en el Iriña y en el Racing de Vigo. Siendo jugador de este conjunto fue preseleccionado para las Olimpiadas de Amberes (1920), aunque finalmente no participó. En el año 1922 inicia su trayectoria como técnico, dirigiendo a varios equipos catalanes (Tárrega F.C., CD Reus y Palafrugell F.C). Posteriormente ficha por el Sevilla FC, club en el que permanece hasta 1928. Regresa a Galicia, y entrena durante tres temporadas al Celta de Vigo. En 1930 el seleccionador nacional, José María Mateos, le ofrece ser su ayudante, cargo en el que continua con la llegada de un nuevo seleccionador, Amadeo García de Salazar. Con la Selección Española participa en la Copa del Mundo de 1934.En la temporada 1933-34 dirige nuevamente al Sevilla, equipo con el que logra un ascenso a Primera División. En la máxima categoría el Sevilla acababa la temporada en la quinta posición y se proclamaba campeón de la Copa de España. Concluida la Guerra Civil, Ramón Encinas se hace cargo del Valencia CF, equipo con el que gana la Copa de España y la Liga. Posteriormente dirige al Real Madrid, permaneciendo en el club madridista hasta la temporada 1944-1945. Encinas puso fin a su carrera en el Sevilla FC, con el que cosecha una Liga. Años después se convierte en secretario técnico del conjunto hispalense.



RETRASO

La expedición de la Selección Española tenía previsto llegar a Ceuta el día 4 de febrero, pero no llegó a tiempo para poder embarcar en el buque que partía desde Algeciras rumbo a Ceuta, ya que el autocar que le transportaba desde Sevilla sufrió una avería. Al haber únicamente una salida, el combinado nacional no pudo viajar hasta la tarde del día siguiente, por lo que se vio obligado a pernoctar en la localidad algecireña. La expedición se hospedó en el hotel Anglo-Hispano. Un día después (5 de febrero), la Selección Nacional arribaba al puerto ceutí, donde esperaba un gran número de aficionados. La expedición del equipo Nacional fue recibida por una amplia representación de la Federación Hispano-Marroquí, y diferentes personalidades de la ciudad. Posteriormente se ofreció una copa de vino en la sede de la Federación Hispano-Marroquí. La Selección se alojó en el hotel Majestic, lugar en el que también esperaban numerosos aficionados.

PARTIDO

Como histórico, al menos para el fútbol ceutí, se puede catalogar el encuentro que la Selección Nacional disputaba el 6 de febrero de 1938 en Ceuta frente al combinado Hispano-marroquí. El choque, que comenzaba a las tres y media de la tarde, finalizaba con triunfo español por tres goles a uno. La selección Hispano-marroquí fue reforzada con tres jugadores de la Selección Nacional (Zabala, Germán y Torróntegui).
Diez minutos antes del comienzo del encuentro, saltaban al terreno de juego del ‘Stadium Municipal’ las dos selecciones. En primer lugar lo hacía la Nacional, encabezada por Quincoces, su capitán, y posteriormente el combinado Hispano-marroquí. A continuación sonaron los himnos Jalifiano y de la Falange. En los prolegómenos del partido, se produjo el intercambio de recuerdos. El presidente y el secretario de la Comunidad Musulmana de Ceuta hacían entrega al capitán de la Selección Nacional una gumía (arma blanca árabe de hoja curva) de acero y funda de plata. Por su parte, el secretario de la Federación Hispano-marroquí entregaba a Quincoces un banderín bordado.
Por parte de la Selección Nacional jugaron: Eizaguirre; Ciriaco (Joaquín), Quincoces ©, Petal, Soladrero, Aranaz; Epi, Vergara, Campanal, Agustín y Vázquez. El seleccionador Hispano-marroquí ponía en liza el siguiente equipo: Chico; Rey ©, Zabala, Fuencubierta, Germán, Méndez; Abad, Ferre, Olano, Torróntegui y Molina. El equipo nacional lució camiseta verde y pantalón azul, mientras que su rival vistió camiseta azulgrana y pantalón azul.
La primera gran ocasión del partido la protagonizó Epi, pero el cancerbero del combinado Hispano-marroquí evitaba el que hubiese sido el primer tanto del partido. Gol que no tardó en llegar, puesto que en el minuto ocho, un cabezazo de Vergara –tras centro de Vázquez- se convertía en el 1-0 para la Selección Nacional, posteriormente dispuso de varias ocasiones para haber aumentado su ventaja. La buena actuación del guardameta Chico evitó un resultado más amplio. Con el 1-0 finalizaba la primera mitad. Ya en el segundo período, la Selección Nacional continuó asediando la portería del equipo Hispano-marroquí. Vázquez y Vergara protagonizaron las ocasiones más claras, pero nuevamente fueron salvadas por el cancerbero Chico que fue ovacionado por el público asistente al ‘Stadium Municipal’. En el minuto veinte de esta segunda parte llegaba el segundo gol de la Selección Española. Tras una serie de rechaces en el área del combinado Hispano-marroquí, Vergara lanzó un potente tiro raso, que llegó a tocar Chico, pero que no pudo evitar que se alojara en su portería. El equipo nacional encarrilaba un partido, que poco después dejaba sentenciado. Vázquez en el minuto 28 anotaba el 3-0. A falta de cinco minutos para el final, la selección Hispano-marroquí lograba el gol del honor. Ferre aprovechaba un centro de Torrontegui para firmar el 3-1 con el que concluía este encuentro amistoso entre dos selecciones que una semana más tarde se volvían a enfrentar en Tetuán. El fuerte viento de vendaval reinante durante todo el encuentro, deslució un choque que fue ofrecido en directo por Radio Ceuta, la antigua E.A.J 46.
Una vez finalizado el partido, los integrantes de la Selección Nacional visitaron el Ayuntamiento, recorriendo las instalaciones del Palacio Municipal acompañados por el alcalde de la ciudad, Fernando López Canti, quien posteriormente ofreció un discurso en el que mostró su agradecimiento por la disputa de este encuentro en Ceuta. A continuación se dirigieron a la zona de Benzú y la ermita de San Antonio.

JUGADORES

3 comentarios:

  1. TE INVITO A VISITAR MI BLOG Y SI TE GUSTA SOLICITAR TU VOTO EN LA CATEGORÍA "TU CIUDAD".
    MUCHAS GRACIAS.
    http://recuerdogijon.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por este artículo tan curioso y tan bien documentado.

    Un saludo.

    ADC Versión Apocalíptica
    areainfectada.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Hola:
    Si quieres seguir La Roja durante la Eurocopa 2012, visita nuestro blog http://laroja2012.blogspot.com.es/
    BVCoropation

    ResponderEliminar