sábado, 19 de junio de 2010

LOS INICIOS DEL ATLÉTICO DE CEUTA

Los inicios del club Atlético de Ceuta se remontan al año 1956. La historia coincide con la independencia de Marruecos, y el fin del Protectorado Español. Por aquella época el máximo representante futbolístico de la ciudad era la SD Ceuta, equipo que militaba en Tercera División, pero sin embargo muchos aficionados ceutíes estaban acostumbrados a disfrutar de fútbol de primer nivel, puesto que el Atlético Tetuán, que la temporada 1954/1955 había debutado en Primera División, llevaba varios años militando en la categoría de plata del fútbol español. Fue una temporada histórica para un club que, aunque tenía su sede y jugaba sus partidos en Tetuán, contaba con el apoyo incondicional de cientos de aficionados que cada domingo se desplazaban hasta la localidad marroquí para presenciar sus compromisos ligueros. Especialmente esa temporada en la que el Atlético Tetuán se enfrentó en partidos oficiales a equipos como el FC Barcelona, Real Madrid o Athletic de Bilbao. Su paso por la máxima categoría fue fugaz, puesto que esa misma campaña descendió a Segunda División. La declaración de independencia por parte de Marruecos provocó la desaparición del Atlético Tetuán, pero a su vez generó el nacimiento del Atlético de Ceuta, que se convirtió en fiel heredero de un club modesto que alcanzó cotas, en un principio, impensables. Después de la independencia de Marruecos, el futuro deportivo del Atlético de Tetuán obligaba a sus dirigentes a adoptar una decisión. Y tan sólo habían dos vías. Por un lado inscribirse en la Real Federación de Marruecos, y participar en sus campeonatos; y por otro, fusionarse con un club ceutí, y de este modo, mantener su plaza en Segunda División. La primera opción, además de renunciar a la competición española, provocaba que todos los jugadores de la plantilla tetuaní, que suponía un importante activo para el club, quedaran libres de forma automática, al causar baja el club ante la Federación Española. La segunda de las alternativas posibilitaría que Ceuta contara con un equipo en Segunda División, basándose en el potencial y prestigio que el conjunto norteafricano había adquirido en las últimas temporadas. Por este motivo, José Benoliel propuso la desaparición del Atlético Tetuán, y la creación de un nuevo club que heredara su historia.

Fundación
El punto y final a una brillante e irrepetible historia, daba paso a una nueva etapa. El Atlético de Ceuta nacía gracias a la fusión del Atlético Tetuán y SD Ceuta. Curiosamente, grandes rivales, futbolísticamente hablando, en los últimos años. Pese a todo, ambos clubes se unían, y permitían que el fútbol ceutí heredara la plaza del conjunto tetuaní en Segunda División. Oficialmente el Atlético de Ceuta nacía el 10 de julio de 1956, fecha en la que se rubricaba el acuerdo entre todas las partes. José Benoliel asumía la presidencia del club. José Pulido, desempeñaría las funciones de secretario, mientras que Julio Gallardo fue nombrado tesorero.
En el banquillo, Rogelio Santiago ‘Lelé’, quien había dirigido al Atlético Tetuán en los últimos meses era el elegido para sentarse en el banquillo del Atlético de Ceuta, que además iba a contar con la gran mayoría de futbolistas que componían la plantilla del cuadro norteafricano. Pasaron a formar parte del equipo rojiblanco los siguientes jugadores: Pedreño, Juanele, Martí-Gimeno, Giner, Maciste, López, Jarque, Monti, Carreras y Riffi. Por motivos económicos fueron traspasados Alarcón y Loli, reduciéndose la deuda del Atlético Tetuán a 500.000 de las antiguas pesetas. En honor a los dos clubes fusionados se decidió que los colores más representativos de ambos equipos formaran parte de la equipación. Por ello, el Atlético de Ceuta vestía pantalón blanco, camiseta rojiblanca y medias blancas. Además se mantuvo el escudo del Ceuta, variando las siglas SD (Sociedad Deportiva) por AC (Atlético de Ceuta).
Un día después de la fusión, el Atlético de Ceuta comunicaba la Federación Regional la constitución de una comisión organizadora que estaba formada por diez miembros –cinco pertenecientes a la SD Ceuta y otros cinco al desaparecido Atlético de Tetuán-.

Polémica
Los días posteriores a la fusión, que aparentemente se había producido sin ningún tipo de problemas y con el consenso de todos, se generó una importante polémica protagonizada por José Benoliel y Julio Parres. El motivo de las diferencias surgió, según recogía en sus páginas el ‘Diario de África’, por los acuerdos adoptados por José Benoliel en calidad de presidente de la comisión gestora, y su posterior nombramiento como presidente del recién creado Atlético de Ceuta. El que fuera máximo mandatario del Atlético de Tetuán remitió una carta al ‘Diario de África’ en la que calificaba de “antirreglamentaria” la constitución de la junta directiva. Julio Parres en ese comunicado publicado por la prensa de la época explicaba que su intención era la constitución de un equipo “fuerte y representativo por entero de la población ceutí”, y por ello –reflejaba su escrito- solicitó que la comisión organizadora estuviese formada también por dos miembros de la Unión África Ceutí; un representante de la Cámara de Comercio y otro del Ayuntamiento. Según Parres, a esta petición se opuso el presidente de la comisión gestora.
Para el ex presidente del Atlético de Tetuán, con la fusión y creación de un nuevo club regido por la comisión gestora, las directivas de ambos clubes “debían considerarse cesadas y sus respectivas misiones habrían de limitarse solo y exclusivamente a la liquidación de sus propios clubes para hacer entrega uno y otro de todo lo activo y pasivo al Atlético de Ceuta”. Circunstancia que según ese comunicado no se había producido ya que la directiva de la Sociedad Deportiva Ceuta “siguió reuniéndose y tomando acuerdos totalmente ilegales, puesto que según constaba en la Federación Regional, quien únicamente regiría los destinos del nuevo club hasta la celebración de la Asamblea General de socios, sería la comisión organizadora legalmente constituida”.
El escrito remitido por Julio Parres también hacía referencia a la situación económica del equipo tetuaní, que según su ex presidente contaba con unas obligaciones de medio millón de las antiguas pesetas, pero que el valor de la plantilla duplicaba esta cantidad.
El 13 de agosto de 1956 la Federación Española de Fútbol daba conformidad al nombramiento de José Benoliel como presidente del recién creado club. La polémica surgida entre ambos dirigentes no cesó0, ya que José Benoliel remitió un nuevo escrito respondiendo a José Benoliel. En el mismo exponía que había ofrecido la presidencia de la comisión organizara al máximo mandatario del Atlético de Tetuán, negándose éste –según el comunicado- a asumir el cargo por motivos profesionales. José Benoliel también aseguraba que se acordó que la asamblea de socios se celebraría una vez se consolidara el proyecto de fusión, justificando que las reuniones consideradas “ilegales” por Parres, eran totalmente necesarias para la gestión y puesta en marcha del club.

La fusión, legal
El hecho de que el Atlético de Ceuta ocupara la plaza del Atlético de Tetuán en Segunda División, generó las protestas de la Balompédica Linense, que en una nota de prensa publicada por el ‘Diario de Cádiz’ en su edición del 21 de julio de 1956 consideraba “ilegal” la fusión entre ambos clubes. ¿El motivo? Según la Balona en el momento en el que se produjo el acuerdo, el desaparecido equipo tetuaní pertenecía a una nación extranjera, y por tanto “no se puede admitir como legal –reflejaba el escrito- y bajo ningún punto jurídico la fusión”. La Balompédica Linense que había descendido esa misma temporada a Tercera División, pretendía recuperar por mediación de esta queja formal su plaza. El por aquel entonces presidente de la Federación Española, Alfonso de la Fuente, calificaba de legal la fusión, y por tanto la participación del club ceutí en Segunda División.


Primer fichaje
Al margen de la polémica suscitada, el club ceutí planificaba la temporada. La plantilla contaba con tan sólo diez efectivos, por lo que el primer paso que había que dar era completar el plantel. El primer fichaje del Atlético de Ceuta -10 de julio de 1956- fue el del guardameta aragonés Santiago Astarriaga Huarte, conocido futbolísticamente como Astarriaga. Había militado la temporada anterior en la Sociedad Deportiva Ceuta en calidad de cedido por el Jaén. Tras el acuerdo alcanzado, firmó por dos temporadas. Días después se cerraba la contratación de un nuevo jugador: Aurelio Gálvez Pozo ‘Yeyo’, procedente del España Industrial de Barcelona. Los fichajes continuaron produciéndose hasta completar la plantilla que estaba formada por los siguiente futbolistas: Astarriaga, Alonso y Rafa (porteros); Juanele, Pedrito, Pedreño, Céspedes, Valero, Michel, y Surribas (defensas); Riffi, Martín-Gimeno, Monti, Lopez, Sevilla y Villar (medios); y Mora, Tello Yeyo, Noni López, Jiménez, Carrera, Maciste, Nasio, Giner y Barrios (delanteros). Como anécdota cabe destacar que José Benoliel mantuvo conversaciones con el mítico ‘Zarra’ (ex jugador del Athletic de Bilbao, internacional en 20 citas con el combinado nacional y ‘pichichi’ de Primera División en seis ocasiones). Tras su paso por la SD Indatxu, el presidente del Atlético de Ceuta intentó su fichaje, pero finalmente recaló en el Baracaldo.
El Atlético de Ceuta fue encuadrado en el grupo segundo o grupo sur de 2ª División compuesto por los siguientes equipos: Murcia, Hércules, San Fernando, Jerez, Málaga, Betis, Mestalla, Tenerife, Extremadura, Granada, Badajoz, España de Algeciras, Eldense, Castellón, Cádiz, Levante, Córdoba, Alicante y Puente Genil. Se preveía una temporada bastante complicada, ya que la intención de la Federación Española era remodelar la categoría, reduciendo a dieciséis el número de equipos por grupo, por lo que en esa campaña 1956/1957 descenderían los cuatro últimos clasificados.
La plantilla del Atlético de Ceuta inició la pretemporada el 7 de agosto de 1956. Aquel primer entrenamiento, en el que estuvieron ausentes varios futbolistas, se celebró en el estadio de Dar Riffien. Después de varias sesiones preparatorias, el equipo rojiblanco afrontaba el 17 de agosto su primer partido amistoso de la pretemporada en el estadio de Menisla (Marruecos), ante el Club Riffien Castillejos. Se disputaron dos tiempos de treinta minutos cada uno. El encuentro que estuvo marcado por el fuerte viento, finalizaba con victoria del cuadro caballa por seis goles a uno. El Atlético de Ceuta presentaba el siguiente once inicial: Astarriaga; Juanele, Valero, Pedreño; Martí-Gimeno, López; Belizón, Yeyo, Giner, Noni y Maciste. También jugaron Rafa y Sevilla. Belizón, Maciste, Sevilla, Noni y Giner, por partida doble, anotaron los tantos rojiblancos.
Dada la expectación que había despertado este nueva aventura deportiva fue necesaria la remodelación del estadio Alfonso Murube. El proyecto, que había que ejecutarlo de forma inmediata ante la proximidad del comienzo de la competición liguera, consistía en construir tres mil nuevas localidades que ampliaran las gradas ubicadas detrás de las porterías, mejorar los accesos e infraestructuras del estadio, y la instalación de un nuevo terreno de juego.

Debut oficial
Una fecha importante en la historia del Atlético de Ceuta es la del 9 de septiembre de 1956, puesto que aquel día el club ceutí disputaba su primer partido oficial. La directiva del conjunto rojiblanco, alentada por la afición, organizó una serie de actividades previas al encuentro que sirvieran de recibimiento a los numerosos aficionados procedentes de Tetuán. Dos aficiones, que habían sido eternas rivales, pero que sin embargo el destino les había aguardado un objetivo común: apoyar al Atlético de Ceuta. Un destacado número de aficionados ceutíes se desplazaron hasta Castillejos para recibir al grueso de la expedición marroquí. Nadie quiso perderse el debut oficial del equipo rojiblanco. Su estreno en Segunda División fue inmejorable, puesto que los atléticos doblegaban por un contundente cuatro a cero al Extremadura C.F. El primer once inicial en competición oficial del Atlético de Ceuta estuvo formado por los siguientes futbolistas: Astarriaga; Juanele, Pedrito, Pedreño; Riffi, Martín-Gimeno; Mora, Yeyo, Noni, López y Maciste. El primer período finalizaba con victoria local por dos goles a cero, gracias a los tantos marcados por Yeyo (22’) y Mora (43’). En la segunda parte, ambos jugadores volvían a ser protagonistas al anotar Yeyo en el minuto 50 el tercer tanto; y Mora, en el minuto 89, el cuatro a cero definitivo. La nota negativa del partido fue la lesión sufrida por el defensa rojiblanco Juanele, quien tuvo que ser retirado del terreno de juego en el minuto 29. En las gradas del Alfonso Murube, que presentaban un aspecto inmejorable, un grupo de aficionados portaban una pancarta en la que se podía leer: “¡Fuera las discusiones y a luchar como leones! ¡Aupa Atlético de Ceuta!, en clara referencia la polémica suscitada entre los dirigentes José Benoliel y Julio Parres. Ambos, además sentado uno al lado del otro, presenciaron el partido desde el palco.
En su primera temporada, el Atlético de Ceuta acabó en la octava posición con 39 puntos (diecisiete triunfos, cinco empates y dieciséis derrotas). El equipo rojiblanco anotó 53 goles y encajó 58.
A lo largo de su historia, que supera ya el medio siglo, el Atlético de Ceuta ha militado once temporadas en Segunda División (1956/1957, 1957/1958, 1958/1959, 1959/1960, 1960/1961, 1961/1962, 1963/1964, 1964/1965, 1965/1966, 1966/1967 y 1967/1968). En varias ocasiones disputó la Copa del Generalísimo y posteriormente la Copa del Rey. En Tercera División militó un total de nueve campañas. La última, en la temporada 2006/2007. El equipo rojiblanco, presidido por José Ríos Claro –actual presidente- regresaba once años después a categoría nacional tras superar en la eliminatoria de ascenso a la Peña Barcelonista, equipo campeón de la regional melillense. El regreso a Tercera División venía precedido de una extraordinaria temporada en la que el cuadro caballa saldó con triunfos los veinticuatro encuentros de liga. Anteriormente, en la temporada 1993/1994 el Atlético de Ceuta, presidido por aquel entonces por Francisco Cervantes rozó la clasificación para la promoción de ascenso a Segunda División B.
Sin duda, la mejor temporada en la historia rojiblanca fue la campaña 1960/1961 en la que el Atlético de Ceuta disputó la fase de ascenso a Primera División. Tras acabar la competición liguera en segunda posición, los ceutíes se enfrentaron al Elche CF. En el primer partido disputado en el estadio Alfonso Murube, el Atlético de Ceuta se impuso por un gol a cero, pero en el choque de vuelta los valencianos vencieron por un claro cuatro a cero.
Actualmente el cuadro ceutí, después de su último paso por Tercera División, y consumar su descenso a Regional Preferente en la temporada 2006/2007, no está compitiendo en ninguna categoría. Sin duda se trata de un club histórico, añorado por muchos aficionados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada